“Que los hijos no sean un pretexto para no emprender”

Zari Zapata salió del capullo de la maternidad y se aventó a algo nuevo. Hace dos años emprendió la comercialización de productos de cosmética orgánicos y de herbolaria 100% yucatecos a través de “Bio Natural”. No te pierdas su historia, es probable que empatices con ella

Zari Zapata/ Mujer Emprendedora

¿Quién dijo que era fácil ser mujer y mamá emprendedora? Seguro que nadie levanta la mano. Porque lo que se dice “fácil” no es, pero tampoco imposible. Y suena fuerte en la cabeza la voz suave de Zari Zapata Polanco, quien asegura –como en un mantra- que los hijos nunca deben ser un pretexto para no emprender lo que uno quiere hacer. “Siempre habrá gente que te apoye”, afirma.

Zari, de 33 años y mamá de tres hijos, es oriunda de Tizimín y vive hace cinco años en Mérida con un emprendimiento que le cambió la vida: se llama “Bio Natural”. Comercializa comésticos orgánicos de todo tipo y herbolaria y lo hace desde una plataforma web y desde un local. Para ella, acorde a los tiempos en que vivimos, es imprescindible unir las dos formas de comercialización.

Y no se queda sólo en lo que ella hace, sino que busca sumar más gente a su emprendimiento. Aquí te lo cuenta todo, no te lo pierdas:

¿Qué es Bio Natural?

Es una plataforma 100% yucateca donde se comercializan productos de cosmética orgánicos y de herbolaria que hacen alrededor de 25 artesanos de Yucatán. Empezamos con mi hermano hace años en un colectivo llamado “Alianza Rural” (que comercializa productos alimenticios, textiles, derivados de la miel, etc) y hace dos años me independicé en Bio Natural. Cuento con la plataforma www.bionatural.com.mx y un local en la calle 61 N 385B, entre 36 y 38C, del centro.

¿Qué comercializa exactamente Bio Natural?

Son todos productos orgánicos como champú, jabones, desodorantes minerales, cremas, tratamientos para la cara de arcilla, sueros, aceite de coco, etc. También contamos con herbolaria para tratamientos como la menopausia, alergias, estreñimineto. Tenemos también productos orgánicos para lavar trastes, suavizantes para la ropa, enjuagues bucales. Los artesanos con los que trabajamos son de Mérida, Ixil, Izamal, Tizimín, Timucuy y Umán.

¿Qué tienen tus productos que no tienen los demás?

He impreso mi personalidad en lo que es la tiendita y se diferencia sobre todo del trato que tengo con la gente. Muchas personas se vuelven amigos a raíz de la relación comercial y eso me motiva a seguir adelante. Agradezco mucho el cariño y el apoyo de la gente porque no ha sido fácil. Sin embargo que los clientes se interesan por los productos, por saber cómo los hacemos… Eso no tiene precio. La gente te retribuye y te demuestra que les gusta tu trabajo. Respecto a los productos en sí, cada elaboración lleva su ficha técnica con los ingredientes, insumos y procedimiento. Todo es testeado y esto a la gente le gusta mucho. Por eso invitamos a quienes se quieran sumar a la comercialización de los productos y de esa forma ayudamos a otras personas. Se acercan mucho mamás que buscan un ingreso extra.

¿Quiénes compran Bio Natural?

Es muy variada la clientela… Hay señoras y señores de la tercera edad, familias y hasta estudiantes. Te diría que de 20 a más de 65 años. En cuanto a los tratamientos de herbolaria (aclara que no son remedios), los buscan para usos bien específicos. Estos tratamientos son elaborados por maestros de herbolaria de tercera generación del Centro Botánico de Izamal y también participan enfermeros.

Los cosméticos tienen una fecha de vencimiento a la que normalmente no se le presta atención ¿Qué pasa con tus productos orgánicos al respecto?

Constantemente cada artesano y proveedor hace un chequeo y si ha cambiado la composición del producto, se reemplaza. La caducidad es normalmente de tres meses. Existen otros como las cremas de cacahuate que, por el aceite que contiene sus semillas, durante hasta ocho meses, por ejemplo.

¿Qué proyectas y con qué sueñas?

Me gustaría depender económicamente de mí misma, porque hoy día mi esposo me apoya con su trabajo. Me cuesta un poco todavía porque siempre me dediqué a la maternidad y salir de ese capullo y aventarse a algo nuevo, no es fácil. Pero le tengo mucha fe a los productos y la calidad es altamente superior a los que se ofrecen en el supermercado, por ejemplo. Además, me gusta contagiar a la gente a que se atreva a probar algo nuevo.

Danos cinco consejos de mujer emprendedora

  1. Que los hijos no sean un pretexto para no emprender porque siempre hay opciones y encuentras gente que te apoye.
  2. Tener una visión clara de lo que quieres hacer y de esa forma se hará realidad.
  3. Buscar los medios para emprender. Yo comencé con ahorros a través de mutualistas. Hay que buscar medios que estén en nuestras manos y hacerlo de a poquito.
  4. Si tienes miedo, hazlo igual. No dejes que nada te frene.
  5. No te sientas menos que otro emprendedor y no dejes que los demás opinen. Haz lo que creas que es correcto y no habrá obstáculo que no puedas cruzar.- Cecilia García Olivieri.