El béisbol, entre la mancha y la trampa

Columna:Butaca Alta
Por Roberto Acevedo Acosta

El llamado Rey de los Deportes arrastra un sinfín de momentos oscuros a lo largo de su historia que al parecer reflejan una constante en el béisbol: la trampa.

Hace más de 100 años estalló el primer gran escándalo que fue bautizado por la prensa como “El caso de las medias negras”, cuando un grupo de ocho jugadores de los Medias Blancas de Chicago se vendieron a un grupo de apostadores para perder la Serie Mundial de 1919 contra los Rojos de Cincinnati.

La semana pasada la oficina del Comisionado de las Grandes Ligas -Major League Baseball (MLB)- dio a conocer la suspensión por un año al manager de los Astros Houston AJ Hinch y a su gerente general Jeff Luhnow, por su inminente responsabilidad en el robo de señales durante la temporada 2017, año en el que el equipo texano ganó su primera Serie Mundial.

Los Astros también recibieron una multa por 5 millones de dólares. La más alta a una organización en la historia del béisbol.

La noticia sacudió al mundo de la pelota ya que por medio de una investigación se logró determinar que el cerebro de la operación fue el coach de banca y ex jugador, Alex Cora, quien posteriormente fue el manager de los Medias Rojas de Boston con quien ganó la Serie Mundial de 2018, equipo que también es investigado por el robo de señales.

De acuerdo con la investigación, el sistema montado por los Astros consistía en colocar cámaras en su estadio que observaban las señales que le enviaba el catcher al pítcher para saber el lanzamiento que venía. Una vez robada la señal, se enviaba al dugout y con esa información el bateador podía prepararse mejor para el siguiente lanzamiento.

Ante la magnitud de la noticia la organización de los Astro despidió inmediatamente a Hinch y Luhnow, además de la suspensión de la MLB.

De igual manera los Medías Rojas de Boston despidieron a Alex Cora y los Mets de Nueva York a Carlos Beltrán, quien había sido contratado para dirigir al equipo ésta temporada y jugaba para los Astros cuando sucedieron los hechos.

Hasta el momento no hay ninguna sanción para Cora y Beltrán por parte de la MLB, pero se espera que en los próximos días surjan noticias al respecto.

Pete Rose y el estigma de la trampa.

Este nuevo escándalo se suma a las constantes acusaciones del uso de sustancias prohibidas para mejorar el rendimiento de jugadores.

Ya en el pasado reciente nombres de súper estrellas como Samy Sosa, Alex Rodríguez, Barry Bonds, Mark McGwire y Roger Clemens fueron vinculados al dopaje siendo el mayor castigo para estos jugadores el repudio de los fanáticos y la imposibilidad de ser elegidos para el Salón de la Fama.

Son muchos los jugadores de la MLB que no son súper estrellas y que han sido sancionados por su relación con el uso de sustancias prohibidas.

Tal vez el caso más famoso de todos fue el de Pete Rose, quien jugó en los 70’s y 80’s para Cincinnati y Philadelphia, y quien ostenta el récord de mayor hits en la historia del béisbol. Pero fue suspendido de por vida una vez que se le comprobó su participación en apuestas cuando era el manager de Philadelphia.

Además de la sanción; en automático su nombre fue borrado de la lista para algún día llegar al Salón de la Fama. Aunque muchos dicen que es cuestión de tiempo para que Rose aterrice en Cooperstown, sede de los inmortales del béisbol.

La MLB siempre se ha manifestado por un juego limpio en todos los niveles y sin duda creemos en ese propósito. Sin embargo hay tantos interés económicos que difícilmente estos escándalos serán los últimos.

Por el contrario la trampa tiende a convertirse en algo muy sofisticado y es el béisbol terreno fértil para su implementación . Hay que estar atentos a las posibles sanciones que habrá en el futuro por el robo de señales y los casos de dopaje.

robacev@outlook.com