Vivir en estado de indefensión

Al borde de la ciénaga tienen sus casas, muchas de ellas precarias y otras no tanto. Son habitantes de Celestún, Chicxulub y Progreso y el Gobierno del Estado trabaja en acciones junto con el Gobierno Federal y Municipal para mejorar la calidad de vida de estas familias. Entérate: 

Caminar por Celestún al borde de la ciénaga es encontrarse con casas habitadas, donde conviven grandes y chicos. Las condiciones de vida no son las mejores, hay moscos, basura en el agua y, tanto humanos como ecosistema, terminan dañados. El Gobierno de Yucatán implementa acciones para reubicar a estas familias y ya están manos a la obra.

Sobre el tema platicamos con Carlos Viñas Heredia, director del Instituto de Vivienda del Estado de Yucatán (IVEY), quien nos contó que habitantes de Progreso, Chicxulub y Celestún viven en estas condiciones al borde de la ciénaga y los primeros cambios se realizarán, como prueba piloto, en el Puerto de Progreso.

“Comenzaremos con Progreso. Allí nos estamos reuniendo autoridades federales, estatales y municipales para analizar la situación. Luego de hacer los ajustes necesarios y cuando el proyecto sea exitoso, lo trabajaremos en otros lugares de la costa”, señaló.

Viñas detalló que el trabajo interdisciplinario se realizará en tres etapas:

En primer lugar comenzaron las reuniones en las que, como segunda parte del proyecto, identificamos el número de familias que viven en esta situación al borde de la ciénaga. Como tercera parte, se realizarán acciones para reubicarlos en un futuro cercano”, detalló.

Aunque aún no pudo detallar de cuántas familias hablamos, el director del IVEY hizo hincapié en que el tema urge. “Ellos viven en un estado de indefensión, no tienen certidumbre jurídica y padecen un problema de salud, con un grado de contaminación que, a la vez, daña el ecosistema de la ciénaga. Y además, si llega un ciclón, serán los primeros afectados”, aseguró.

Los censos y trabajos topográficos ya comenzaron y las instituciones que laboran en el proyecto son la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), la Comisión Nacional de Vivienda (Conavi), Semarnat, Desarrollo Sustentable, el Instituto Nacional del Suelo Sustentable (Insus), el IVEY y los ayuntamientos involucrados.

“Antes de fin de año estará el censo y evitaremos que siga creciendo. Para el año que viene se realizará la reubicación y luego el saneamiento de la ciénaga”, puntualizó. Habría que ver si las familias a reubicar acceden a este cambio de vida.- CGO.

Carlos Viñas Heredia, director del IVEY.