“Valoro mucho la fuerza de las mujeres que dan a luz desde que soy enfermero”

De 139 enfermeras del Hospital Materno Infantil de Mérida, ellos dos forman parte de los 20 hombres que ayudan a traer vida al mundo. Claramente son minoría y hoy nos cuentan cómo llevan su profesión de enfermeros rodeados de mujeres y sobre todo, cómo viven la maternidad

No siempre puedes estar a gusto con tu trabajo, eso lo sabemos. Pero si en tu oficio o profesión te sientes feliz, servicial y un día de chamba se puede transformar en algo positivo, ya tienes la mitad del camino ganado. La otra mitad es llevarte bien con la gente con la que convives y si logras hacer amigos en tu trabajo, ya la hiciste al 100 por ciento.

Suena fácil, pero no lo es. Sin embargo, David Covarrubias y Elías Argáez son los dos enfermeros y amigos. Integran el equipo de 20 enfermeros que trabajan con 139 enfermeras en el Hospital Materno Infantil de Mérida ¿Su chamba? Ayudar a traer vida al mundo.

El 6 de enero pasado fue el Día Nacional de los Enfermeros y hoy el Gobierno del Estado reconoció el trabajo diario que hacen 267 servidores de la salud, con premios por trayectoria de hasta 60 años. Allí encontramos a Elías y a David, los dos únicos varones de una mesa llena de enfermeras mujeres del Materno Infantil. Además de trabajar juntos son amigos, pasaron Navidad con sus familias unidas y hasta disfrutan de las mismas series y películas. Con ellos platicamos en este día:

Dicen que trabajar con mayoría de mujeres puede ser complicado, pero para ellos no, todo lo contrario. “Como en todo trabajo puede haber conflictos o diferencias de pensamientos, pero siento que no es difícil trabajar con mayoría de mujeres. Hay equidad de género, en este caso somos minoría y ellas nos hacen sentir cómodos en nuestro trabajo, se chambea a gusto”, cuenta Elías, con cinco años de profesión en el centro de salud.

David nos explica que, normalmente, trabajan en equipo con una mujer enfermera para atender un caso de una parturienta. “Aunque soy padre de dos hijos, recién cuando comencé a trabajar en el Materno Infantil (hace ya tres años) aprendí realmente lo que sienten las mujeres que van a dar a luz, ya que no pude vivir el proceso de los nacimientos de mis hijos. Ser mamá es un acto de amor, valentía y de fuerza. Porque tienes que ser fuerte en todo el proceso y eso lo valoro mucho de ellas más ahora, que soy enfermero”, relata.

Elías no tiene hijos, pero empatiza totalmente con las mujeres que dan a luz. “Es una profesión muy hermosa y, como hombre, todos tenemos mamá, hermanas, primas… Lo mejor de todo es cuando una paciente te dice que se sintió muy bien atendida por nosotros, eso no tiene precio”, concluye, con una gran sonrisa.

AMIGAS EN LA TEORÍA Y EN LA EXPERIENCIA

En la misma mesa y sentadas una al lado de la otra, encontramos a Alicia Amada Eb y a Jéssica Díaz, la primera de 61 años y 42 de trayectoria en la enfermería y la otra con 29 años y cinco meses en el Materno Infantil. Podrían ser madre e hija, pero son compañeras de trabajo del mismo turno y amigas. Y las dos comparten experiencias.

Además de enfermera, Jéssica es instructora en lactancia materna y nos cuenta que, actualmente, hay muchos mitos al respecto y es necesario cambiar mentes para promover más el amamantamiento, tanto en enfermeras con mucha trayectoria hasta en las mamás.

“Se dice que las mujeres no pueden dar pecho si toman medicamentos o que algunas pueden dar y otras de plano no y eso no es así. Lo bueno es que los cambios se van logrando de a poco y las enfermeras y pacientes están dispuestas siempre a aprender lo nuevo”, señala.

También valora enormemente trabajar con Alicia por la experiencia que ella tiene y lo que le puede brindar a su carrera. “Yo puedo tener toda la teoría nueva, pero la experiencia que tiene ella es tan valiosa y que me ayude a ponerla en práctica es fundamental para mí, sobre todo que quiera enseñarme después de más de 40 años de profesión, eso es maravilloso”, afirma.

 Alicia la mira con cariño y nos cuenta: “Yo también aprendo de ella. Las nuevas generaciones traen una teoría más moderna y que da muy buenos resultados. Todo cambió mucho en la profesión y se modernizó para bien. Y si a eso le sumas que nos llevamos bien en el día a día, el resultado es perfecto”, finaliza.- Cecilia García Olivieri.

David, Elías, Alicia y Jéssica, todos enfermeros del Hospital Materno Infantil 😀