“Un niño con parálisis cerebral necesita salir adelante siempre”

En el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, platicamos con Elsa Eugenia y Ezequiel, mamá y nené , quienes dos veces por semanas viajan horas interminables para que el niño reciba terapias, esté mejor y sea más independiente. Conozcan el mensaje de esta mamá que no tiene techo para ayudar a su hijo

Todos los martes y jueves y en punto de las 4 am, Elsa Eugenia y Ezequiel esperan en Kochol –comisaría de Maxcanú- la ambulancia que los trae al Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE), ubicado en Mérida. Hace ocho años mamá e hijito emprenden este viaje que sólo tiene una meta: que Ezequiel mejore, avance, aprenda cosas nuevas, sane y sea en un futuro un niño más independiente y feliz.

 Ezequiel nos mira platicar con su mamá y se ríe. Tiene unos ojos muy bonitos, que esconde en el regazo de Elsa Eugenia. Cómplice, nos dice que no quiere fotos, pero posa con una sonrisa. También nos cuenta que mira tele, que va a la escuela y hace la tarea. Su mamá lo mira con un amor infinito y cada logro de su nené en estos ocho años de vida para ella son una fiesta.

En el Día de las Personas con Discapacidad, platicamos con madre e hijo para conocer esta historia de vida pero, sobre todo, para que Elsa Eugenia comparta un mensaje muy importante: Un niño con discapacidad debe estar siempre acompañado y debe recibir en todo momento atención, terapias motrices y psicológicas y todo el apoyo necesario para que salga adelante porque siempre, siempre, siempre se puede mejorar.

Elsa Eugenia nos cuenta que Ezequiel nació con parálisis cerebral. El nené nació por cesárea y, cuando lo sacaron de su barriga, le dijeron que tenía problemas para respirar. El diagnóstico fue inmediato: el niño tiene parálisis cerebral.

A los cuatro meses y siempre desde Kochol, Elsa Eugenia comenzó a traerlo al CREE. “El bebé sólo estaba acostado, no hacía nada. Desde que venimos aquí, gracias a Dios, Ezequiel se sienta, come solo, habla, avisa para el baño y ya hasta comenzó a gatear. Los doctores dicen que el avance depende de cada niño y él ha tenido grandes logros en todo este tiempo”, comparte contenta, Elsa Eugenia. En el CREE, Ezequiel realiza variadas terapias motrices y psicológicas.  

Y Ezequiel también va a la escuela. Cursa la primaria en el Centro de Atención Múltiple (CAM 24) de Maxcanú y hasta allí viajan también todos los días porque en la comunidad donde viven no hay ningún tipo de institución escolar. “Yo trabajo así que me ayudan mucho los tíos del niño para llevarlo y cuidarlo cuando no lo hago yo. Implica mucha dedicación pero entre todos lo logramos”, explica.

Elsa Eugenia también nos cuenta que desde que Ezequiel llegó a su vida, en ningún momento pensó en otra cosa que no fuera hacer que su hijo estuviera mejor y esta mamá no tiene techo para que su niño avance, cueste lo que cueste. Por eso le pedimos un mensaje, en este día especial, para todos:

“No dejen a sus hijos en sus casas. Un niño con parálisis cerebral necesita atención, terapias y salir adelante siempre. Nosotros siempre lo atendimos en el CREE, no faltamos nunca y los resultados están a la vista. Lo traigo porque sé que así él va a estar mejor y es mi forma de ayudarlo a salir adelante, a que sea en un futuro más independiente. Aquí aprende un montón y si se quedan en la casa no avanzan”, concluye, con un beso en la frente de su nené.

Desde la administración del gobernador Mauricio Vila Dosal, el CREE recibió 31 MDP para su desarrollo. Se trabaja en áreas nuevas de desarrollo humano integral, escuela para la familia, centro pediátrico de rehabilitación integral, gimnasio multifuncional, baños universales y ya está en uso el equipo de terapia funcional intensivo para el sistema motriz Lokomat, en el que se invirtieron 16 MDP.

Para el presupuesto 2020, el gobernador Vila Dosal aseguró que el DIF Yucatán –que coordina el CREE- tendrá un aumento para discapacidad del 15%. Asimismo dijo que el Instituto para la inclusión de Personas con Discapacidad (IIPEDEY) tendrá un aumento del 30%.-Cecilia García Olivieri.