Muchas luces y nada de estruendo para estas fiestas

Un total de 300 puesteros que venden pirotecnia en Mérida se capacitaron este año para vender -en tiempo, lugar y forma- los productos que se ofrecen para las fiestas decembrinas. En esta ocasión con casi nada de juegos explosivos o que hagan estruendo. Dicen que no les está yendo bien en ventas

Que la pirotecnia explosiva hace mal, ya lo sabemos. Y no sólo a las mascotas: también al medio ambiente, a los bebés y a las personas con autismo. Por eso, este año el Ayuntamiento de Mérida capacitó a los puesteros y reforzó medidas de seguridad en todos los puestos de venta de estos artículos navideños. Los vendedores se quejan de que las ventas no son las que esperaban.

Hace unos días, el personal de Protección Civil ofreció cursos a los vendedores de piroctecnia en el que se dieron a conocer las medidas a observar en cada puesto de venta, que para el caso de pirotecnia es luego de obtener el permiso de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Entre otras cosas, los puestos no deben tener instalaciones eléctricas, tienen que contar con dos extintores de polvo químico seco (PQS) con carga vigente, una cubeta con arena, señalética de prohibido fumar, vestir ropa de algodón y zapatos cerrados.

Se informa que para el caso de pirotecnia hay 371 puestos, 92 en el primer cuadro de la ciudad y 279 en la periferia, misma cantidad del año pasado.
La venta de estos productos se realiza los días 22, 23 y 24 y del 29 al 31 de diciembre en los puntos asignados por Protección Civil, la Policía Municipal y la Subdirección de Mercados.

Puestero en la calle de las piñatas.

¿Y qué dicen los puesteros hoy, 23 de diciembre, un día antes de Navidad?

En su puesto a una cuadra del Mercado Municipal Lucas de Gálvez, José dice que “Pura lucecita” tiene para vender. “Lo más barato es de $10, hay palomitas, petardos, trabucos, escupidores… Ahorita pura lucecita tenemos… De lo que hace estruendo hay muy poco porque no nos tienen permitido para cuidar a la gente del ruido y de que no se queme. Las ventas están más bajas que el año pasado, esperamos que empiece a salir más la gente a comprar entre hoy y mañana”, explica.

“Ayer arrancaron las ventas pero nosotros nos instalamos hoy”, dice Alejandra, a unos metros de la entrada del Lucas de Gálvez. Nos cuenta que vende sobre todo luces y a partir de $5. “Hay de bengala, estrellitas, casi nada que haga estruendo porque está prohibido. El año pasado sí se vendían más explosivos, pero ahora no se puede”, remarca.

En la calle de las piñatas, Lupe nos cuenta que ayer se instalaron a vender pero que las ventas vienen muy bajas. “Protección Civil controla la venta de explosivos y eso hace que se venda menos, creo yo. La gente busca que los productos hagan ruido y por eso compran menos. Pura luz tenemos y a partir de los $10”, nos cuenta.

Los puesteros de piroctenia deben permanecer en todo momento en sus puntos de venta, expender únicamente productos de origen nacional, no vender pirotecnia a menores de edad y no permitir la manipulación de pirotecnia en los puntos de venta. Si ves algo inusual en algún puesto, avisa a las autoridades, es por el bien de todos.- Cecilia García Olivieri.