La ley de prevención de adicciones trata de forma “integral” una situación complicada

En Yucatán nuestros adolescentes y jóvenes consumen alcohol a la par, sin distinción de género, y el consumo del cristal ha aumentado este último año. El panorama es intenso pero Víctor Roa, director del Centro de Integración Juvenil, pone todas sus fichas en la nueva Ley de Prevención y Atención Integral de las Adicciones, que aborda el tema de forma interdisciplinaria y como salud pública

Las adicciones son un fenómeno nacional y Yucatán no está exento. Sin embargo y aunque el camino por recorrer es largo, nuestro estado cuenta desde el 15 de diciembre con la aprobación de la Ley de Prevención y Atención Integral de las Adicciones del Estado de Yucatán, cuya premisa es abordar el tema, tratarlo, fomentarlo, informar y prevenirlo desde todas las instancias posibles. La ley tiene como punto de partida abordar las adicciones de forma integral, como su nombre lo indica.

Hoy el doctor Manuel Díaz Suárez, diputado y presidente de la Comisión de Salud y Servicios del Congreso de Yucatán, reunió a instituciones y asociaciones que, junto con el Poder Legislativo, unieron esfuerzos para trabajar en equipo y hacer la ley. Hoy día no sólo el tabaquismo, alcoholismo y drogadicción son considerados comportamientos adictivos, sino que la ley también contempla los juegos de vídeo y las apuestas y establece acciones preventivas para tratarlas.

Yendo más al punto, la ley de Prevención y Atención Integral de las Adicciones aborda el fenómeno como una problemática social y de salud pública y es por eso que involucra a todos –padres de familia, escuelas, justicia, asociaciones, etc- para que se unan en un trabajo en conjunto. Puedes consultarla en: http://www.congresoyucatan.gob.mx/gacetaParlamentaria/index.php?page=bWludXRhc0RldGFsbGU=&id=Njk4&tipo=Mg==.

¿Si la ley va a abatir las adicciones? Díaz Suárez es rotundo en su respuesta y dice que no. “Sin embargo tiene herramientas para desarrollar políticas públicas y estrategias para hacerle frente a la situación y prevenir sobre todo las adicciones. No se pretende castigar, sino prevenir, brindar apoyo y ayuda. Queremos que la gente conozca la ley”, aseguró.

ACCIONES EN MARCHA PARA UNA SITUACIÓN COMPLICADA

Sumario Yucatán platicó con Víctor Roa, director del Centro de Integración Juvenil, quien tiene trato directo con adolescentes y jóvenes yucatecos que hoy día viven el flagelo de las adicciones y la situación en nuestro estado es complicada. Sin embargo, el funcionario tiene mucha esperanza en las acciones ya implementadas a través de campañas y talleres y, sobre todo, pone todas sus fichas en la nueva ley, en la que colaboró para su elaboración.

Víctor Roa, director del Centro de Integración Juvenil.

Víctor nos da el panorama que viven nuestros adolescentes y jóvenes en el estado y hace especial hincapié en la participación de los padres de familia y cuidadores para ayudar a combatir el flagelo de las adicciones.

 “Lo que nos dice la estadística hoy día es que el consumo de alcohol está a la par. Chavos y chavas beben por igual, sobre todo de 15 años en adelante. Si aunamos a eso el uso de la tecnología, en la que los chicos y chicas se envían nudes, los famosos packs, se graban teniendo relaciones sexuales… Si combinamos todo esto, ahí están los resultados. Y todavía falta algo primordial”, explica.

Y es lo que pasa en la casa y la relación de comunicación que los adolescentes y jóvenes tienen con sus papás en la actualidad.

“Vemos que los padres no saben cómo se divierten sus hijos, a qué tipo de fiestas van, hay un desconocimiento paterno total. Hay que hacer mucho trabajo con los padres de familia para que se acerquen a sus hijos en una comunicación abierta y cercana”, hizo hincapié.

Sobre el consumo de drogas, Víctor señaló que es un fenómeno nacional y cada vez inicia más temprano el consumo. “Nuestros jóvenes en Yucatán tienen hoy día mayores riesgos y hay mayor consumo. Cabe aclarar que no hablamos de un trastorno adictivo, sino más bien experimental y social, pero si no se detecta y se atiende oportunamente, puede desencadenar en una adicción”, remarcó.

AUMENTO EN EL CONSUMO DE CRISTAL

Víctor abundó en que de los casos que se atienden en el Centro de Integración Juvenil y en los Centros de Atención Primaria de Adicciones, ven en la actualidad un aumento en el consumo de cristal o metanfetamina.

“Se ha incrementado un 20% en 2019 en casos que atendemos en el Centro de Integración Juvenil y 50% en los Centros de Atención Primaria. Mérida, Ticul, Buctzotz, Progreso y Motul son municipios donde se consume y en su mayoría son varones de entre 14 y 15 años y adultos jóvenes de entre 20 y 25 años, de clase media y baja. El cristal es una sustancia altamente adictiva y tóxica y tiene un poder de deterioro que inicia entre los seis y 12 meses, según la frecuencia y cantidad de consumo”, detalló y también agregó que, aunque no puede confirmarlo o deberían hacerlo otras dependencias, cree que hay cocinas o laboratorios en el estado donde se produce cristal. “En el pasado se desmantelaron dos laboratorios en Buctzotz”, señaló, a modo de ejemplo.

A pesar de la situación complicada, Víctor confía y trabaja en diferentes programas –tanto municipales como estatales- con talleres de orientación en contextos escolares para sensibilizar y concientizar a los chicos. También visitan empresas y centro de trabajo donde saben que hay abuso de alcohol para brindarles talleres.

“Considero también que, desde el Gobierno de la República y con la campaña ‘Juntos por la Paz, Escuchemos Primero´, se invita primero a los padres a escuchar a sus hijos, a que estén cercanos y atentos a lo que están haciendo. La actual administración federal se está ocupando del tema porque sabe que en el país hay un problema grave de alcoholismo y abuso de drogas y lo aborda como un problema de salud pública. Aquí en Yucatán cerramos 2019 con cerca de 5 mil acciones principalmente en contextos escolares y atendiendo a 120 mil adolescentes a través de siete programas de prevención municipales y estatales”, concluyó.- Cecilia García Olivieri.