Empezar a mirar desde los ojos de las mujeres mayas

En la previa del Día Internacional de la Mujer, Sumario Yucatán platicó con cuatro activistas del interior del estado, quienes nos cuentan cómo viven hoy día las mujeres mayas y cuáles son sus necesidades para empoderarse. Entérate de todo aquí:

Como parte del colectivo Úuchben Ch’i’ibal Túumben T’aan, cuatro mujeres mayas del interior del estado vinieron a hablar del Tren Maya. Mientras esperan, las activistas de distintos municipios platican en su lengua autóctona, ríen, gesticulan y mueven las manos.

La plática sin duda está buena pero las interrumpimos un momento para que nos den su punto de vista no sobre el Tren Maya, sino sobre cómo viven las mujeres mayas hoy día y qué necesitan para empoderarse.

Marbella Casanova Calam es oriunda de Muna y considera que el 8 de marzo no es un día para celebrar, sino para reivindicar los derechos.

“A las mujeres mayas o del interior del estado es a las que menos información les llega y a las que más les faltan políticas públicas que reconozcan sus derechos. Es importante que se creen programas respetando su cultura y contexto, porque normalmente les llega la información desde la ciudad, pensada desde la óptica de las mujeres citadinas y los comportamientos son diferentes”, opina.

Daniela Cano Chan es de Maní y considera que las mujeres mayas se empoderan poco a poco, pero todavía falta un largo camino por recorrer. “Hoy día hay muchas limitantes como la discriminación que se les hace por ser maya hablantes u otros calificativos que usan para denostarlas que no quiero mencionar. Urge poner un foco en ellas que viven situaciones diferentes”, enfatiza.

María Elisa Chabarrea Chi es de Chumayel y cree que el trabajo de las mujeres de las comunidades mayas no debe ser reconocido el 8 de marzo, sino todos los días.

“Las mujeres mayas no tienen descanso, desde que se levantan atienden a los hijos y al marido, cocinan, lavan… No existe reflexión sobre este trabajo y es necesario que provenga de ellas directamente. Es cierto que las mujeres mayas jóvenes están informadas, pero muchas veces no pueden continuar con sus estudios y abandonan la escuela para venir a trabajar a Mérida. También hay mujeres de más de 50 años que no saben leer y escribir. Urge analizar esta situación desde las necesidades que ellas tienen”, puntualiza.

María Lilia Hau UCan es oriunda de Kinil Tekax y afirma que si les preguntamos a las mujeres de una comunidad maya qué es el 8 de marzo, nos van a decir que es un día cualquiera.

“Si bien es cierto que se trabaja en el empoderamiento, hay que hacerlo con una mirada desde el contexto cultural que ellas viven. Muchas veces nuevos conceptos a favor de la equidad son construidos desde un escritorio y no se pueden transversalizar a las comunidades. Hay que empezar a mirar a partir de los ojos de ellas, de su mirada para saber qué es lo que viven o sienten. También hay que trabajar desde las abuelas para traspasar a las mujeres más jóvenes ese diálogo intergeneracional que hoy día está perdido o no se le da la importancia que se le debería. Ese vínculo se rompió y hay que reconstruirlo”, concluyó.- Cecilia García Olivieri.

(En la imagen, Daniela Can y María Lilia Hau).