Colaciones sanas a mano para que no abran más el refri

¿Calculaste cuántas veces tus hijos abren el refrigerador ahora que están de vacaciones? Muchísimas y lo hacen por una mezcla rara de ocio, hambre y aburrimiento. Platicamos con la nutrióloga Erika Navedo, quien nos da colaciones fáciles y comidas ideales para chicos en plena canícula

En época vacacional con hijos en casa, son innumerables las veces que, por ocio, hambre o aburrimiento, los chicos abren el refrigerador. Es más, si por cada vez que lo hacen colocáramos una moneda en una alcancía, en poco tiempo seríamos millonarios.

Pero ¿Por qué lo hacen y qué buscan exactamente? ¿Tienen realmente hambre o están aburridos y por eso comen? La nutrióloga Erika Navedo León nos cuenta que es una mezcla de las dos cosas. Por eso es fundamental que, en lugar de que lo primero que encuentren a mano, cuidemos su alimentación con colaciones sanas, nutritivas y frescas, sobre todo en estas épocas de altas temperaturas.

Erika nos explica que una colación es una comida que se realiza “entre comidas” para “matar” el hambre antes de que llegue el plato fuerte. Por es normal que, con chicos en casa gran parte del día en época vacacional, uno de las acciones más comunes es que husmeen en el refri buscando qué comer.

“Frutas, verduras yogurt, cereales y gelatinas son alimentos que podemos tener a mano para colaciones. La manzana o la pina con sal y chile –mezclar lo dulce con lo salado- es una buena combinación para los chicos. También el mango o la jícama picada son ideales en esta temporada, así como el pepino con limón”, explica la nutrióloga.

Las galletitas son las primeras que se terminan en época vacacional y la especialista nos recomienda que los niños no las consuman a granel. “Si las van a comer, que sean en menor cantidad”, remarca.

Y la hidratación es clave, sobre todo con la canícula sobre nuestras espaldas. Si un adulto debe tomar dos litros de agua diaria, un niño debe consumir entre un litro y un y medio por día. “En el caso de los chicos, el agua es a libre demanda. Lo primordial es evitar los refrescos embotellados y reemplazarlos por jugos naturales o aguas de frutas”, señala.

Si el calor aplasta física y anímicamente a los adultos, esto también le sucede a los chicos, por eso es importante para la nutrióloga que en esta época en que baja la actividad curricular y extracurricular de los pequeños, ellos aprovechen a descansar.

“Es normal que prefieran estar echados y tienen el derecho a hacerlo, sobre todo ahora que no tienen tantas actividades. Es importante que descansen lo suficiente, que despierten en vacaciones cuando ellos quieran y que seamos más flexibles a la hora de ir a dormir”, recomienda.

Los desayunos vacacionales en época de calor para los chicos pueden ser de sándwiches de jamón de pavo con queso panela, huevos revueltos, quesadillas y yogurt o cereal con leche. Para el almuerzo les podemos ofrecer pescado a la plancha, sopas o pastas frías, papa con huevo frío, croquetitas de papa, arroz y también carne de res y pollo porque, en edad de crecimiento, los niños no pueden evitar este consumo, nos cuenta la nutrióloga.

Aunque hoy día hay corrientes que recomiendan que los niños no tomen leche de vaca, Erika no está de acuerdo. “Los niños deben tomar leche, a menos que exista una recomendación pediátrica de que esto no suceda”, indica.

Las cenas en estas épocas deben ser parecidas a los desayunos, con quesadillas, sándwiches, huevos, hotcakes o pan dulce con leche. “Excepto que el niño tenga problemas de sobrepeso, puede disfrutar de un pastel o de galletas, siempre sin exceso”, explica.

Lo que debemos evitar según Erika son los embutidos en general y las salchichas por los componentes poco saludables que traen.

Si trabajas todo el día, te recomendamos que te tomes un ratito del domingo para preparar algunas viandas para que los chicos tengan para consumir en la semana, con colaciones y algunas comidas.- Cecilia García Olivieri.